Seleccionar página

¿Estás decidido a construir tu propia casa? Como dice el dicho, no empieces una casa por el tejado. Lo más importante a la hora de empezar es conocer las claves para comprar un parcela que se adapte a tus necesidades.

Encontrar un terreno en el que construir tu propio hogar no es una tarea fácil, requiere tiempo y esfuerzo. En este post te vamos a revelar algunos aspectos clave que debes conocer antes de empezar a construir la casa de tus sueños:

Aspectos clave que debes tener en cuenta

Lo primero que tienes que hacer es visitar la superficie que tienes pensado comprar. De esta forma sabrás si tiene orientación norte o sur, si tiene una pendiente óptima o si cuenta con una buena accesibilidad al exterior.

Una vez hayas visitado el terreno, lo segundo que tienes que hacer es comprobar que todo está en regla. Te recomendamos que acudas al ayuntamiento de tu localidad y solicites su cédula urbanística para confirmar que se trata de un suelo urbanizable. El arquitecto municipal de la zona también puede aclararte cualquier duda, así que no dudes en reunirte con él si lo consideras necesario.

Otro de los documentos que tienes que revisar antes de comprar es la normativa de construcción. Así sabrás cuántos metros debes retranquearte, que porcentaje debe ocupar la vivienda en relación a la superficie del terreno o cómo tiene que ser el cerramiento exterior y con qué materiales tiene que estar hecho.

Las indicaciones estéticas de la zona es otro de los puntos que debes considerar antes de ponerte a construir. El diseño de la vivienda debe cumplir todos los requisitos sujetos a la normativa municipal de la localidad. Esto quiere decir que la vivienda no podrá superar una determinada altura, así como tampoco un volumen máximo.

Con el objetivo de conservar la coherencia estética de la zona, es posible que también tengas limitaciones a la hora de elegir los materiales con los que vas a cubrir la fachada y la cubierta de tu próxima residencia. En otros casos, la legislación urbanística puede denegarte la construcción de elementos arquitectónicos como balcones o ventanas en los tejados.

Dentro de la normativa de construcción también puedes encontrarte con limitaciones en el interior de la vivienda. Las más comunes están relacionadas con la altura de las plantas, la altura y anchura de las puertas de paso o incluso con la distribución de las habitaciones.

Quizás te resulte extraño este último punto, pero en caso de que tu residencia disponga de más de una planta, la legislación puede obligarte a construir un dormitorio y un cuarto de baño en la planta inferior para personas con movilidad reducida.

Ahora que ya sabes por dónde empezar, ¿te animas a construir tu propia residencia?

No olvides pasarte por nuestro blog para conocer otros consejos para comprar, descubrir nuevas ideas de decoración y estar al día de las últimas noticias del sector. ¡Te esperamos!