Seleccionar página

Cuando compras una vivienda estás deseando entrar a vivir en ella, pero antes de hacerlo es indispensable que des de alta los suministros básicos que necesitas para poder habitar en ella. Antes de contratar nada, tienes que saber qué tipo de consumidor eres y qué opciones te ofrece el mercado. Descubre en este artículo qué suministros debes dar de alta en tu nuevo hogar.

Cuatro suministros básicos que debes contratar

Para dar de alta la luz en una vivienda de obra nueva lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con la comercializadora y elegir la tarifa de luz que mejor te convenga, así como también la potencia que creas que vas a necesitar.

Cuantos más electrodomésticos tengas conectados de manera simultánea más potencia vas a tener que contratar; mientras que si dispones de pocos electrodomésticos, la potencia que vas a necesitar va a ser inferior y eso te permitirá ahorrar en la factura de la luz.

La calefacción es otro de los suministros que no puede faltar en tu hogar. Entre los sistemas de calefacción más utilizados y más baratos destaca el gas natural.

No todas las zonas disponen de este servicio. Para confirmar que tu zona cuenta con abastecimiento de gas natural, pregúntale a algún vecino si dispone de gas en su piso, así como también si el edificio cuenta con una instalación receptora.

Después de esto, solo tienes que contratar la instalación en el interior de tu vivienda y llamar por teléfono a la compañía suministradora para dar de alta el gas. Antes de contratar ningún servicio, te recomendamos que pidas presupuesto a diferentes instaladoras. Si por el contrario, tu apartamento ya cuenta con la instalación, lo único que tienes que hacer es cambiar la titularidad del contrato.

Si el suministro de gas no llega a tu zona residencial, en el mercado puedes encontrar otros sistemas de calefacción como las calderas de gasoil, las calderas eléctricas o los sistemas de aire acondicionado que emiten tanto frío como calor.

Otro de los suministros básicos que vas a tener que contratar es el agua. En este caso, lo primero que tienes que hacer es acudir a la empresa suministradora de tu zona. Allí debes pedir un impreso de solicitud de abastecimiento de agua, rellenarlo y entregarlo. Una vez la empresa certifique que la instalación cumple con la normativa, solo tienes que firmar el contrato.

Si por el contrario, el servicio de agua ya está dado de alta porque se trata de una vivienda de segunda mano, lo único que te pedirán será que cambies la titularidad del contrato.

Cuando firmes el contrato fíjate el la presión de agua de tu instalación. Si la presión es demasiado baja los grifos de tu casa, la lavadora o el lavavajillas nos funcionarán correctamente. En cambio, si la presión es muy alta el calentador y las tuberías terminarán estropeándose con el tiempo.

Otro suministro básico: el teléfono

Dar de alta el teléfono fijo e Internet es otro de los trámites más habituales. A diferencia de la luz, el gas y el agua, este servicio no incluye tasas o impuestos especiales. Depende de la compañía telefónica con la que contactes tendrás disponibles unas tarifas u otras.

Algunas compañías ofrecen teléfono, Internet y televisión en un mismo pack; mientras que otras solo ofrecen teléfono e Internet. Contrata la que más te interese y creas que vas a amortizar. Al coste total de la tarifa que elijas debes añadirle el coste de alta, así como también el coste de la instalación si se trata de una casa de obra nueva que no dispone de ninguna instalación previa.

No te pierdas las últimas noticias del sector entrando en nuestro blog. En él también encontrarás consejos para comprar e ideas de decoración.