Seleccionar página

Mantener el hogar fresco durante los meses de julio y agosto no es tarea fácil, especialmente en ciudades grandes donde el calor del asfalto se mete en el interior de los hogares o donde los edificios no están tan bien protegidos de los rayos solares. En este artículo te contamos algunos consejos para tener la casa fresca en verano respetando el medioambiente.

Consejos para tener tu casa fresca en verano

Aunque las temperaturas sean altas es recomendable tener el inmueble bien ventilado. Lo mejor es hacerlo a primera hora de la mañana o por la noche cuando el aire es más fresco. Trata de abrir varias ventanas simultáneamente para generar corriente y renovar el aire de todas las habitaciones de forma mucho más efectiva.

Una vez haya ventilado bien tu hogar, baja las persianas en las horas centrales del día. Mantener la casa oscura y cerrada es la clave para no dejar pasar el calor. En viviendas con orientación este, el sol entra por la mañana; mientras que en apartamentos con orientación oeste, el sol entra por la tarde. Si ves que fuera hace viento no te confíes, ya que el aire puede ser caliente y al abrir solo conseguirás igualar la temperatura del interior con la del exterior.

Los aparatos eléctricos generan mucha energía que se libera en forma de calor. Para mantener la casa fresca en verano te recomendamos desconectar los aparatos que no utilices, así como también evitar encender otros como el lavavajillas, el horno o la televisión.

Las bombillas incandescentes de toda la vida tienden a sobrecalentarse. En este sentido, apuesta por las bombillas tipo LED que se calientan mucho menos y consumen entre un 50% y un 80% menos de energía. Este práctico y sencillo consejo también te ayudará a ahorrar en la factura de la luz.

Hoy en día, muchas viviendas cuentan con un certificado de eficiencia energética. Este documento informa sobre el consumo energético y sobre las emisiones de CO2 de un inmueble. Las bombillas LED también cuentan con una certificación energética, que va desde la letra A hasta la E, siendo la A la de mayor rendimiento y la E la de menor. Se entiende por rendimiento que una bombilla produzca la misma iluminación que otra con un consumo menor.

Otro truco para mantener la casa fresca en verano respetando el medioambiente, es llenar la vivienda de plantas. Los helechos, las palmeras, el aloe vera o la sansevieria ayudan a purificar y limpiar el aire del interior. Además, regando por la mañana conseguirás generar humedad y mantener tu inmueble todavía más fresco.

Si dispones de terraza o balcón riega al anochecer estos espacios para reducir la temperatura del suelo y refrescar el ambiente. Fregando con agua fría el suelo del interior de la vivienda también conseguirás bajar la temperatura.

Por último, apuesta por tejidos más frescos durante el verano. Utiliza sábanas, fundas, mantas o cortinas de colores claros y tejidos ligeros como el algodón, el lino o la seda. No se trata de cambiar toda la decoración de tu hogar ni de tapizar butacas y sillones con telas nuevas, sino de guardar en el armario los elementos textiles que utilizamos durante el invierno.

Si quieres ver otros consejos para comprar, ideas de decoración o noticias del sector pásate por nuestra web o síguenos en redes sociales.