Seleccionar página

¿Estás a punto de convertirte en propietari@ de una vivienda de obra nueva? ¡Enhorabuena! Sabemos que estrenar inmueble, te mudes sol@ o en familia, hace muchísima ilusión. Y es también un gesto de compromiso y gran responsabilidad.  

Lo mejor de un piso nuevo es que no le hace falta ninguna reforma, puedes estrenar cada uno de sus rincones. Además, a nivel de eficiencia energética estará en regla con los estándares actuales, por lo que podrás tener un consumo energético menor, lo que se traducirá en un claro ahorro.  

También podrás decorarlo a tu gusto ya que estará vacío. Así que tu nuevo hogar tendrá toda tu personalidad y estilo. 

¿Sabes cuáles son las implicaciones legales de esta adquisición? 

El proceso de compra conlleva una serie de gestiones. Por eso en este artículo vamos a desgranar algunos aspectos que debes tener en cuenta para que puedas llevar a cabo la operación sin sobresaltos. 

¿Qué es una vivienda de obra nueva? 

Una vivienda de obra nueva es aquella que acaba de construirse. Pero también puede referirse a cualquier inmueble del que no se tiene noticia o no se ha utilizado como vivienda previamente. Para que se tenga noticia de un inmueble debe estar registrado en el Registro de la Propiedad, habiéndose realizado previamente una declaración de la vivienda en escritura pública. También puede haber el caso de que esté escriturada pero que nunca se haya usado como vivienda.   

¿Es obligatorio declarar una obra nueva en el Registro?  

Actualmente SI, no se puede hacer una venta sin que este inscrita. Además, para contratar los suministros, alquilar o vender la vivienda o recibir un préstamos hipotecario del banco, te pedirá el documento en cuestión, por ello es importante inscribirla en el registro. 

¿Qué garantías tienes? 

Otro detalle importante es que según la Ley Orgánica de Edificación, todas las obras nuevas disponen de una serie de garantías desde la fecha que aparece en el certificado de fin de obra. Son de 1 año en el caso de los acabados, de 3 años para las instalaciones y de hasta 10 años para los defectos de seguridad del edificio o vicios ocultos. Haz un buen repaso de todo el piso y si hay algo que no está bien, ejerce tu derecho a las coberturas en garantía. 

La financiación es mejor  

¡Al hablar de dinero también puede haber buenas noticias! A la hora de solicitar financiación para la compra de un piso de banco, las condiciones pueden ser mejores si el banco ha financiado ya esa obra, por lo que el comprador se puede subrogar en el préstamo que hizo el promotor y suele tener condiciones muy ventajosas. Pero presta atención en los impuestos, porque siempre tributan sobre el 10% de IVA.  

Con estos detalles, esperamos que te animes a seguir adelante con la compra de tu piso nuevo. Ya ves que en hola pisos nuestra intención es ponértelo fácil ¡muy fácil!